Medir el coeficiente intelectual en niños

Medir el coeficiente intelectual de los niños no es una tarea que debamos pensar que podemos hacer por nosotros mismoslogrando resultados fiables. Hay que consultar un psicólogo experto que determine el grado de inteligencia y que recomienda las medidas para potenciar el CI de un niño que no esté lo suficientemente alto y para motivar el de aquel que se encuentra en un rango de privilegiado. El CI de un niño oscila entre 90 y 110 según la escala Wisc. En esta escala se mide el CI a través de dos escalas parciales: verbal y de ejecución. De las mismas se saca el CI global, que también varía de acuerdo a la región o país.

 

Al igual que en los adultos determinar el CI de los niños es trabajo como hemos dicho, de un experto psicólogo que administra las pruebas en un ambiente especialmente destinado para el mismo. Que obtiene las referencias adicionales para determinarlo como pueden ser el factor de herencia, el CI de los padres, su entorno ambiental y su experiencia de aprendizaje desde su nacimiento. Hay muchos factores que solo pueden ser evaluados por un especialista, para que sean valederos y se les pueda aprovechar al máximo.

 

 

Un niño como una tierra abonable suele ser vulnerable a las mejoras, por ello la importancia de conocer su CI durante la edad preescolar, para potenciar sus habilidades y para implementar mejoras en aquellos que muestren insuficiente CI pero que puedan responder a técnicas de mejoramiento también aplicadas por expertos. El CI se desarrolla si se trabaja en ello e influye decisivamente en el futuro del niño, el que podemos ayudar a desarrollar mediante un conocimiento de su inteligencia y la ayuda de un terapeuta experto en inteligencia infantil que recomiende lo que más sea adecuado a cada caso en particular.