El coaching empresarial una tendencia en auge

Con el mundo corporativo en crisis es hora de buscar posibles soluciones que consigan sacarnos del bache. Una de ellas, muy de moda gracias a los programas de televisión que buscan talentos o “talent shows”, es el coaching. Una excelente alternativa que está teniendo extraordinarios resultados. Pero, ¿qué es el coaching exactamente? (Ver más sobre formación en coaching).

 

La definición exacta proviene del mundo del deporte, donde un coach es aquel entrenador que dirige a su equipo, coachee, en la búsqueda del camino más eficaz para alcanzar unos objetivos fijados, usando los recursos y habilidades propios de la organización. En definitiva, la misión del coach no es otra que optimizar el rendimiento de su equipo.


Pero esto no es nada nuevo. Lo que antes se llamaba formación de equipos ahora parece haber cobrado un sentido distinto gracias a esta nueva denominación. Por ello, las empresas se han puesto manos a la obra a la hora de explotar su mejor recurso: el humano. Lo primero a tener en cuenta para aprovechar todas las potencialidades al máximo, es la necesidad de conocer bien a tu equipo. A partir de ahí, podrás llegar a ser un buen coach empresarial.

 

Otra posibilidad a la que hoy recurren muchas compañías es la de contratar un coach externo que ayude a la empresa a rendir al 100%. Aquí, es fundamental ser inteligente y distinguir al verdadero profesional de aquel que no lo es. Pues a día de hoy en España el coaching no es una actividad regulada. Es un término tan nuevo que no existe carrera universitaria o título alguno que acredite oficialmente a alguien como coach. Eso sí, los verdaderos expertos en esta rama suelen tener una titulación universitaria en alguna temática relacionada, como son: psicología, pedagogía, empresariales, derecho y ciencias laborales, entre las más habituales.

 

Además de alguno de los títulos anteriores se suele tener experiencia en recursos humanos y cursos específicos en coaching. Estos son algunos de los factores que acreditan a un coach como profesional y lo diferencian del coach “vende humos” o “oportunista” como señala un interesante artículo publicado por el país.com.